Autotutela

 En Comunicado

Autotutela

En el transcurso de nuestra vida es muy común que evitemos pensar en las cosas negativas que pudieren acontecer en el futuro, y con ello no tengamos las previsiones para afrontar dichas situaciones de una mejor manera y, sobre todo, generando menos problemas y dificultades para nosotros, nuestras familias y seres queridos.

Es por ello que estando ya en el mes de Septiembre, designado a nivel nacional como el “Mes del Testamento”, que también es adoptado como tal por los Notarios Públicos de Baja California Sur, compartimos con nuestros clientes y amigos el presente para que aprovechen estas fechas y las facilidades que brindan los Notarios Públicos para ello, considerando importante abordar y hacer mención de una figura que fue incorporada en nuestro Código Civil de Baja California Sur el 31 de marzo de 2008, y que es poco aprovechada por todos, la cual se denomina:  Tutela Autodesignada y que en otras legislaciones es también conocida como tutela voluntaria, cautelar o autotutela.

La tutela autodesignada permite que una persona en pleno uso de sus facultades pueda nombrar a un tutor o tutores para que se hagan cargo de su persona y sus bienes en el momento en que el otorgante se encuentre en un estado de incapacidad, ya sea por enfermedad, accidente o por cualquier otra causa, otorgándole inclusive los poderes necesarios para su ejercicio. Esta designación puede llevarse a cabo en escritura pública ante Notario Público o, en su caso, ante un Juez competente. En dicha designación se establecerán todas las reglas a las cuales deberá sujetarse el tutor y puede ser revocable en cualquier momento.

A través de esta figura, una persona puede evitarse que en el supuesto en que cayere en estado de incapacidad, se tenga que llevar a cabo un juicio de interdicción para que se decrete dicha incapacidad, y sea hasta entonces, cuando se tenga legalmente designado a la persona o personas que tomen las decisiones en su nombre, respecto de su persona y sus bienes. Con la implementación de esta figura, el tutor o tutores autodesignados ejercitarán su función mediante la acreditación de su nombramiento en escritura pública y deberán presentar dos certificaciones evidenciando que el otorgante se encuentra en estado de incapacidad.

Esta figura viene a adaptarse a realidades de nuestro tiempo, donde ya es común que una persona mayor de edad que quiera prever las tomas de decisiones respecto a su persona y bienes, en caso de caer en un estado de incapacidad, esto lo haga designando a cualquier persona de su confianza en base a su sola voluntad, y que dicha designación no recaiga necesariamente en sus familiares.

Recent Posts

Leave a Comment