DERECHO HUMANO A UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA

 En Comunicado

El derecho humano a la educación, es un derecho fundamental de todos los seres humanos que nos permite adquirir conocimientos, para de ésta poder alcanzar una vida social plena. Al ejercer este derecho humano, se convierte en el medio para lograr el efectivo ejercicio de otros derechos humanos, logrando así el desarrollo económico, social y cultural de las sociedades.

En la actualidad no resulta desconocido que a algunos niños o jóvenes le es impedido el acceso o la permanencia en una institución educativa, solo por estigmatizar al estudiante como problemático, sin considerar que la conducta del estudiante o posible alumno se deba a una discapacidad, como lo es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), violando así el derecho humano que les asiste de recibir una Educación Inclusiva.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), ha señalado que el  TDAH “al ser una afectación neurobiológica que se traduce en dificultades para prestar atención y controlar impulsos, puede impactar de forma crónica la vida cotidiana en diversas áreas de la vida del adolescente, ocasionando que la falta de comprensión del citado trastorno genere barreras sociales que le obstaculicen el ejercicio de sus derechos en igualdad de condiciones, entre ellos, el derecho a la educación”; es así que el CONAPRED consideró el TDAH como una discapacidad, la cual, muchas de las veces hace que sea difícil estudiar y aprender al mismo ritmo que los demás estudiantes y/o compañeros de clases. Por ello nace la importancia que las instituciones educativas hagan conciencia de la gran diversidad y pluralidad que existe en la sociedad, y a su vez, ajustar su actuación a la observancia de los derechos humanos de la no discriminación, así como de acceso a la educación de las personas con discapacidad.

En este sentido, el derecho a la educación inclusiva se encuentra reconocida expresamente en el artículo 24, párrafo 1, de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, conforme al cual los Estados deben de asegurar que las personas con discapacidad puedan ejercer su derecho a la educación mediante un sistema de educación inclusiva a todos los niveles, sin discriminación y en igualdad de condiciones con las demás. Por lo que, de manera general puede entenderse como el derecho de todos (niños, niñas, adolescentes y adultos), independientemente de sus condiciones o diferencias, de aprender juntos según el nivel educativo que les corresponda, toda vez que ante la premisa que todos somos diferentes, es por lo que cada persona tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizajes particulares.

Bajo este orden de ideas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver el Juicio de Amparo Directo número 31/2018, en sesión del 14 de noviembre del 2018, determinó el derecho humano de las personas con TDAH, a recibir una educación “normal” en cualquier institución educativa, por lo que éstas, para el pleno respeto del derecho humano de la educación inclusiva, deberán proporcionar los elementos necesarios, además de implementar las acciones pertinentes (entre las cuales se puede incluir formulación y seguimiento de estrategia psicopedagógica a cargo del profesorado, personal especializado de psicología y del propio personal directivo, con la colaboración de los padres de familia), inclusive, deberán proporcionar ayuda extra al estudiante para que pueda aprender bien y con la comodidad necesaria en clase. Por lo que las personas que tengan TDAH, por ese solo hecho no significa que tenga que realizar sus estudios en una escuela especial.

 

Nota: Esta comunicación es un resumen con fines de divulgación exclusivamente. Para cualquier comentario respecto al mismo, favor dirigirse con el Lic. Raoul Chollet al correo electrónico r.chollet@consulbaja.com.mx

Recent Posts

Leave a Comment