Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (“LGEEPA”)

 En Comunicado

Estimados Clientes y Amigos:

En México la preservación y restauración del equilibrio ecológico, así como a la protección al ambiente está garantizada por la Constitución y regulada por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (“LGEEPA”) que es de orden público e interés social y tienen por objeto propiciar el desarrollo sustentable y establecer las bases para garantizar el derecho de toda persona a vivir en un medio ambiente sano para su desarrollo, salud y bienestar, así como para la preservación, restauración y mejoramiento del ambiente.

Con el objeto de brindar mayor protección a los ecosistemas costeros, el pasado 23 de abril de 2018 se reformó la mencionada LGEEPA, adicionándose lo que para efectos de dicha ley debe entenderse por “ecosistemas costeros”.

“Ecosistemas costeros: Las playas, las dunas costeras, los acantilados, franjas intermareales; los humedales costeros tales como las lagunas interdunarias, las lagunas costeras, los esteros, las marismas, los pantanos, las ciénegas, los manglares, los petenes, los oasis, los cenotes, los pastizales, los palmares y las selvas inundables; los arrecifes de coral; los ecosistemas formados por comunidades de macroalgas y de pastos marinos, fondos marinos o bentos y las costas rocosas. Estos se caracterizan porque se localizan en la zona costera pudiendo comprender porciones marinas, acuáticas y/o terrestres; que abarcan en el mar a partir de una profundidad de menos de 200 metros, hasta 100 km tierra adentro o 50 m de elevación.

La Secretaría, en colaboración con las entidades federativas y los municipios, determinará la zona costera nacional tomando en consideración las interacciones fisiográficas y biológicas particulares de la zona que se trate y la publicará en el Diario Oficial de la Federación mediante Acuerdo.”

Además, en concordancia con lo anterior, se reformó el inciso h) de la fracción III, del artículo 11; así como la fracción X, del artículo 28, ambos de la ley en mención, artículos que versan sobre los casos en que se requiere evaluación y autorización en materia de impacto ambiental y los casos en que la Federación puede celebrar convenios o acuerdos de coordinación con las entidades federativas, municipios o demarcación territorial de la Ciudad de México.

En razón de la laguna jurídica que existía hasta antes de la reforma en comento, en cuanto a qué se consideraba “ecosistema costero”, se originaban conflictos de competencia de las autoridades en relación con la autorización en materia de impacto ambiental.

Ahora, como consecuencia de la mencionada reforma que entró en vigor el 24 de abril de 2018, quienes actualmente pretendan llevar a cabo desarrollos inmobiliarios así como obras y actividades en las zonas que hoy están comprendidas en la definición de ecosistemas costeros, deberán requerir previamente la autorización en materia de impacto ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es decir, las entidades federativas, los Municipios o la demarcación territorial de la Ciudad de México, no tendrán la facultad de evaluar el impacto ambiental ni emitir autorización en relación con dichas obras y actividades..

 

Nota: Este documento es un resumen con fines de divulgación exclusivamente. Para cualquier comentario respecto a este comunicado, favor de dirigirse con cualquier socio o abogado de Consulbaja S.C.

 

Recent Posts

Leave a Comment